La Creación, el Continente Americano y la Cultura Cainiana: Tomo I (WIE nº 426) por Jarillo Taborga, Orlando,Windmills Editions

La Creación, el Continente Americano y la Cultura Cainiana: Tomo I (WIE nº 426) por Jarillo Taborga, Orlando,Windmills Editions
Titulo del libro : La Creación, el Continente Americano y la Cultura Cainiana: Tomo I (WIE nº 426)
Autor : Jarillo Taborga, Orlando,Windmills Editions

Descargue o lea el libro de La Creación, el Continente Americano y la Cultura Cainiana: Tomo I (WIE nº 426) de Jarillo Taborga, Orlando,Windmills Editions en formato PDF y EPUB. Aquí puedes descargar cualquier libro en formato PDF o Epub gratis. Use el botón disponible en esta página para descargar o leer libros en línea.

Jarillo Taborga, Orlando,Windmills Editions con La Creación, el Continente Americano y la Cultura Cainiana: Tomo I (WIE nº 426)

Durante años presentí que había algo que no encajaba con las cosas que nos enseñan, y es cierto, vivimos rodeados de un mundo de cosas sencillas y hermosas, demasiado perfectas en esta vida y del mundo del cual somos parte; cosas tan naturales, tan sublimes y tan asombrosas, que no entendía con claridad y obviamente, me parecían que había algo que eran discordantes; no sabía que era. ¿Será el aire que respiramos, el sol que nos ilumina y nos da calor, el agua que sostiene la vida, esa diversidad que forma el manto verde que nos rodea, animales de distinta especie, formas y tamaños con los que convivimos y en la que todos dependemos de todos y lo hacemos en un fantástico equilibrio armónico? Si algo tenía muy claro, era que algo tan maravilloso, no podía ser naural o expontaneo, que solo podía ser obra de un ser supremo; pero de un ser supremo extraordinariamente maravilloso y superior a todas las cosas que había logrado, algo tan perfecto, tan sorprendente, tan extraordinario y tan sencillo a la vez, que realmente me confundía; y estuve mucho más confuso, cuando empecé a conocer ciertas teorías que nos hablan de nuestros orígenes. Y créanme, muchas de ellas, nunca pude aceptarlas y menos entenderlas a cabalidad; pese a que hoy forman parte de nuestra formación básica cultural.Similar situación me sucedía con determinadas versiones de historias increíbles que empece a conocer de nuestros ancestros, de sus costumbres y tradiciones, de su accionar y de sus extraordinarias obras; que sin duda, enriquecen nuestro medio y nuestra cultura. En especial esta última, que me resultaban verdaderamente complejas y extrañas para mi entender. Y sinceramente lo digo con honestidad, no podía entenderlas. Pasaron algo más de treinta años de mi vida, para que empezara a entender con más claridad algunas de esas cosas, y ese primer cambio se originó con un extraordinario suceso fascinante presenciado, un fenómeno de la naturaleza que lo considero una revelación que en verdad cambio mi vida y mi forma de ver las cosas. Y agradezco de corazón, al ser “Supremo Creador” que nos dio la vida y todas las cosas que existen en nuestro entorno, pero especialmente: “Porque me dio la posibilidad para entenderlo con mayor claridad; desde el momento en que empecé a conocer “Su Santa Palabra escrita”, ese maravilloso libro que todos conocemos, “La Santa Biblia”; que sin duda, es su viva voz y el mayor testimonio que nos fue legado para los hombres. ******Biografía de Orlando Jarillo TaborgaNo importa de dónde vengamos, lo que importa es a donde llegamos.Soy de familia sencilla y humilde, y mi bendición fue haber sido rodeado de numerosos hermanos y hermanas, a quienes amé y amo profundamente, algunos de ellos, ya me esperan en la presencia del Señor.De pequeño aprendí a nadar, sentía placer cuando lo hacía en contra la corriente, aunque es más grato dejarse llevar por ella. Más adelante aprendí a navegar en los caudalosos ríos del Beni y conocer los retos que implican hacerlo en sus turbulentas aguas y en contra corriente, sorteando una serie de obstáculos y dificultades (palizadas, playas y cachuelas), gracias a ello, conoci las nacientes donde se forman algunos de estos ríos. Siempre disfruté de ello.Mi mayor bendición, fue haber sido padre de dos hermosos mellizos, pero tan solo sobrevivió mi querido hijo Orlando, posteriormente fui bendecido con seis hijos más, Rossy, Abdón, Gary, Márlin Guadalupe, Vanessa y la ultima, mi adorada y querida Wendy. Hoy soy abuelo de 16 nietos a quienes amo y adoro entrañablemente y pido al Señor que los bendiga por siempre y guie sus pasos en el caminar de sus vidas.